Páginas

jueves, 26 de agosto de 2010

Flower Power

     Estaba echando la noche, copa en mano, con algunos de mis amigos mientras, entre sorbo y sorbo, observaba como intentaban por todos los medios llevarse al huerto a una chica que se había unido al grupo hacía un rato. Conociéndoles como les conozco, sé que si se encontrasen con esa misma chica pero sin ninguno de sus amigos mostrando interés por ella, no se esforzarían tanto en su conquista, es más, algunos de ellos podrían pasar una noche entera con ella sin tan siquiera insinuarse. Entonces recordé una frase que leí en un artículo:

     "Si pedimos a nuestro hijo que coja su bicicleta y pedalee deprisa hasta llegar a la siguiente esquina, el niño correrá; sin embargo, si está con un amigo y les pedimos a ambos que pedaleen deprisa, la velocidad a la que correrán será ostensiblemente superior a la que alcanzan cuando corren solos."

     Con esto me refiero a la competitividad que existe entre los seres humanos y que, como ya sabemos, es muy habitual tanto en nuestra vida profesional como en la personal.
     En cuanto a las relaciones personales me llamó muchísimo la atención un estudio que revelaba que las personas encontraban más atractivas a otras si éstas tenían pareja. Siendo más concretos, se les proporcionó una serie de fotos de gente atractiva y se les adjudicaron las etiquetas, sin ser ciertas en muchos casos, de ''solteros'' y ''emparejados''. El estudio reveló que el 50% de las mujeres preferían a los hombres que estaban comprometidos frente a los que no. Sin embargo me hizo mucha gracia que, entre los hombres, más del 90% que etiquetó de atractivas a las mujeres lo hicieron independientemente de que tuvieran pareja o no. Es decir, que a los hombres les da exactamente lo mismo el compromiso de una mujer, si está buena... XD. Así que al parecer, la competitividad también entiende de sexos, o por lo menos se puede decir que nuestros intereses nos hacen competir en aspectos diferentes.
     En temas profesionales, el interés de una persona por ser mejor que otros es muy benigno para el progreso, pero el esfuerzo por estar por encima de otros puede llevarnos al caos más absoluto. Esto podemos verlo en la política actual con tanta claridad que uno puede llegar a perder la confianza en cualquier partido político. Por desgracia, actualmente se ha llegado a un punto en que los políticos no se esfuerzan por ser mejores políticos, sino por estar en el poder. Competitividad en estado puro, aunque muy poco digna...

     Llegado a este punto, os  cuestionaréis lo siguiente: ¿Hasta que punto llega la competitivdad en los seres humanos?
     Según un estudio del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) se ha demostrado que las células son capaces de informar de su estado de salud por medio de una proteína bautizada como Flower, la cual se puede presentar de tres formas distintas según su estado de salud. Como consecuencia de esto las células más débiles son eliminadas por sus vecinas. Como podemos observar, la competición llega hasta niveles celulares pudiendo entender así mejor el comportamiento humano convencional.

     Extrapolando este estudio a lo ocurrido la pasada noche con mis amigos, lo más probable sería que la naturaleza siguiese su curso, y que al final el que mostrase mayores virtudes acabase por eliminar a sus vecinos y se quedara con la satisfacción de conquistar a la bella dama.... y bueno, la naturaleza siguió su curso, pero resultó que la célula más fuerte era tal chica, y que sus pretendientes eran esas células 'enfermas de deseo' a las cuales fue eliminando una por una. Bien por la chica. En esta vida es conveniente que luchemos para conseguir lo mejor para cada uno, tenemos que competir contra nosotros mismos para mejorar y tenemos que eliminar todos esos asuntos que nos perjudican o no nos interesan. No recuerdo su nombre, pero para mi será la chica Flower.


NOTA: El descubrimiento del Código Flower es muy importante ya que da nuevas claves para entender la renovación celular y la mutación de las células hacia tipos cancerígenos. Si estos cambios en la isoforma de la proteína no funciona bien, células defectuosas que han adquirido mutaciones peligrosas podrían multiplicarse dando lugar a un cáncer o al envejecimiento prematuro del tejido. Como podemos comprobar, la "crueldad" celular tiene una justificación biológica. (Fuente:Células de Drosophila melanogaster - Autor: JCB; Fuente: CNIO)

2 comentarios:

La Ranita Peregrina dijo...

Las chicas "Flowers", son como las meigas: habelas hailas. Y en el caso masculino también. Lo que me llama la atención es el tema de la posición social y el dinero que gana el macho para que la locuaz hembra se le eche encima y además, mantenga ese ritmo de orgasmos BBBBRRRRRRRRR!!!! XD De dónde sacas esa información?? lo mejor es que haces muy bien el contraste de ésta con la realidad. Un 10 Xamps!! Tú si que eres un solete!! Ah! Y a la m**rda (con todos mis respetos, siempre con todos mis respetos) los malos dependientes de las tiendas!!!!

Anónimo dijo...

Interesante refleccíon, yo leí una vez, que las chicas se sienten atraidas por los chicos con pareja por su erencia genetica, hace millones de años una mujer escogia al mejor especimen de la tribu para procrear, y al ver un chico emparejado q a superado la "seleccióm" de otra chica les hace pensar q son mas aptos q los q estan sin pareja...
Pura econimia de selección.